Badabun te recomienda

Llevaba 3 años embarazada y no quería ir al doctor. Algo extraño crecía en ella


No siempre los embarazos son lo más bonito que pasa en la vida de una mujer, pues a veces el milagro termina convirtiéndose en la peor de las tragedias, tal como le sucedió a esta mujer de origen irlandés que vivió una pesadilla con su embarazo. 



Fue en el año 2013 cuando Margaret comenzó a padecer un fuerte dolor en el estómago, había tenido una ligera inflamación pero no le tomó importancia. Los médicos determinaron que tenía síndrome del intestino irritable, le recetó medicamento y la mandó de vuelta a casa. 

Margaret era madre de dos pequeños, así que tenía miedo de que estuviera mal diagnosticada y tal vez se trataba de su tercer embarazo, pues el vientre con el tiempo iba creciendo, decidió hacerse pruebas de embarazo y sorprendentemente todas daban positivo, los meses pasaron y el parto nunca llegó. 

¿Cuánto hubieras aguantado con estos síntomas? Pues resulta que después de 3 años, teniendo fuertes dolores en el vientre y cadera, acudió con especialistas, quienes le practicaron estudios completos, pues los dolores eran tan intensos que ya ni podía levantarse. 



Esta mujer jamás estuvo embarazada, afortunadamente se trataba de un fibroma uterino que no era canceroso, al parecer estas masas son comunes en mujeres con más de 30 años, pero entre más grande se vuelven más dolorosas son hasta para ir al baño. 



Lo que empezó con una medida de 18 cm, terminó invadiendo el cuerpo de Margaret con el tamaño de una sandía, era tan grande que fue necesario remover el útero y que pudiera retomar su vida. 


Hoy Margaret quiere que las mujeres no pasen por esta ilusión de un posible embarazo, se ha involucrado en asociaciones con el objetivo de informar sobre los fibromas, para detectarlos a tiempo y evitar casos como los de ella.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad