Badabun te recomienda

La iglesia está equivocada. Esto es lo que realmente pasa cuando mueres


Sin duda, la pregunta más antigua que ha rondado la cabeza del hombre es ¿Qué pasa después de la muerte? 

Desde tiempos muy remotos la humanidad ha intentado responder esta pregunta, buscando en todo tipo de religiones y creencias; sin embargo, la respuesta más precisa fue descubierta gracias a la tecnología y la ciencia. 


Desde siempre nos inculcaron la idea que después de morir seríamos juzgados por Dios, para saber si iríamos al cielo a al infierno. 

Sin embargo, años de estudios y análisis sugieren que al morir, sucede algo muy distinto:

Como bien lo han dicho cientos de personas que murieron por minutos, pero luego fueron resucitados, al morir logran presenciar algo maravilloso. 


Los médicos aseguran que al igual que cualquier máquina que funciona con electricidad, al morir, el cuerpo humano se queda sin energía perdiendo todos signos vitales. Curiosamente, todos aquellos que han tenido experiencias cercanas a la muerte aseguran haber visto la misma escena momentos después de su muerte. 

Según cientos de personas entrevistadas, al morir, la mayoría visualiza a su propia alma salir de su cuerpo, observando por encima su cadáver. 

Al principio se pensaba que los 21 gramos que el cuerpo perdía al morir, se debían al alma que abandona el cadáver; sin embargo, estudios recientes demuestran que ese peso que se pierde es solo porque los músculos se relajan durante el fallecimiento. 

Otros estudios están desmintiendo toda esa teoría del túnel de recuerdos o del alma que deja el cuerpo, pues se ha desarrollado otra teoría que resulta más convincente. 

Resulta ser que en la mayoría de las muertes, los primeros órganos que dejan de funcionar son los pulmones y el corazón. La falta de oxígeno puede provocar alucinaciones y por eso, las personas tienen esas extrañas visiones al fallecer. 


Respecto al túnel de luz, los doctores dicen que se trata del foco de encima del hospital, pues es lo último que miran las personas antes de morir. 

Por otro lado, al dejar al cerebro sin oxígeno, es la memoria la principal área afectada, por lo que es explicable que aquellos que están a punto de morir, sientan muchos recuerdos incontrolables. 

Cada día que pasa nos damos cuenta, gracias a la ciencia, que la muerte es solo un fenómeno orgánico y que si existe un alma estamos lejos de comprobarlo científicamente. Solo nos queda creer en lo que más nos convenga. Hasta pronto.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad