Badabun te recomienda

Este es el queso más caro del mundo. No creerás de que está hecho. Guácala que rico…


El queso es una de las cosas más ricas en el mundo, combinado con una tortilla, dentro de una hamburguesa, fundido con algo, bueno, hay mil formas de comerlo pero lo interesante no es solo eso, sino la gran variedad de quesos que hay en el mundo, entre ellos el “Pule”, el queso más caro del planeta.



Este tipo de queso es producido en la región de Zasavica en Serbia y ya que se produce muy poco de él, es lo que justifica su elevado precio. Una cantidad del tamaño de un panquecito cuesta por lo menos 55 dólares, aproximadamente 990 pesos mexicanos ¡imagínate! 


Pero no todo es dinero y sabor, este queso tiene una historia fantástica, bueno más bien los animales que producen la leche para elaborarlos : los burros de los Balcanes.

En 1997 el ex ministro de Serbia, Slobodan Simic, se enamoró de la región de Zasavica y la convirtió en una reserva natural. Tres años después, mientras visitaba una feria agrícola vio cómo maltrataban a estos burros y los marcaban con una cruz en la esplada, el problema era que no servían para carga o transporte y decidió rescatarlos, los trasladó a la reserva.

Al buscarles una utilidad, se decidió probar con la elaboración del queso y luego de varias pruebas lo lograron. El queso tenía una consistencia muy particular y un sabor delicioso, era como si hubieran descubierto un tesoro. 


Lo malo es que hay pocos burros de esta especie, sólo 180 y de ahí no todos son hembras. Cada una de ellas produce alrededor de 300 mililitros de leche al día, es poca en comparación a otros animales pero muy buena pues contiene vitaminas y minerales. Es por eso que sólo hay poco de este queso en el mundo.

Eso de emplear la leche de burra en consumo humano y cuidado personal no es novedad. Cleopatra la gran reina de Egipto, se bañaba en esta leche para mantener su belleza, pues se observó que esta sustancia retrasaba el envejecimiento, fortalecía el sistema inmunológico y aumentaba la energía para disfrutar con la pareja. 

Antes de Simic nadie había probado hacer queso de este tipo de burra. Como originalmente esta leche no tiene una proteína necesaria para hacer queso, se mezcló con leche de cabra y lo lograron, próximamente patentarán la fórmula. 


El Pule es mucho más consistente que el queso de cabra, su sabor es dulce y suave. 

Aunque la reserva  de Zasavica  se mantiene con recursos nacionales e internacionales, la venta de este queso y la leche de burra le convertirá en autosustentable. También ayuda a generar recursos el que sea una de las mejores áreas para acampar en el mundo. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad