Badabun te recomienda

Atleta sacrificó medalla de oro por salvar la vida de su caballo y los jueces le dieron este premio


Parzival es un caballo de 19 años que lleva prácticamente toda la vida entrenando con su compañera, la jinete holandesa Adelinde Cornelissen. Juntos tienen una gran trayectoria obteniendo títulos de campeonato en Europa y han logrado ganar medallas de oro por todo el mundo, por lo que los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no serían la excepción. Para Parzival las competencias no representaban nada nuevo, y la sensación de victoria es algo que a éste fascinaba. Como normalmente lo hacían, estuvieron preparándose para la competencia desde meses atrás y además de manera muy estricta, pues ambicionaban no menos que la medalla de oro. Adelinde sentía una conexión muy especial con Parzival, el triunfo estaba en sus manos.

Viajaron a Río de Janeiro como estaba ya planeado, sentían la adrenalina que es normal antes de un gran evento, no podían esperar más el momento de salir a montar. Todo parecía perfecto, pero, a pocos días del evento algo inexplicable ocurrió: Parzival no se sentía bien. De un momento a otro presentó síntomas alarmantes, tenía fuertes malestares, 40 grados de temperatura y su cara estaba demasiado hinchada. La preocupación de Adelinde no podía ser más evidente y constantemente se preguntaba el motivo del repentino malestar que causaba el sufrimiento de su fiel compañero.



La atleta de 36 años, temía por la vida de Parzival, por lo que en ese momento la competencia pasó a segundo término, era obvio ¿Quién prefiere un objeto por muy valioso que sea sobre la vida de un amigo? Y es que para ella la vida del animal representa no menos que un tesoro invaluable; 17 años de compañía, disciplina y triunfos, simplemente Adelinde no podía arriesgar todo eso.

Más adelante los veterinarios determinaron que el malestar pudo haber sido a causa de un insecto, pero Adelinde no se separó en toda la noche de su compañero, estuvo en el establo en todo momento y pensó que si era el destino de Parzival el abandonar este mundo, no estaría solo. Al parecer los cuidados y la dedicación de la atleta ayudaron a su amigo, ya que al día siguiente se encontraba estable, la hinchazón había bajado y la temperatura llegó a niveles normales, al ver ésto los expertos determinaron que Parzival estaba en condiciones de competir.

No podían dejar de lado el compromiso con su país, tenían que intentarlo. Pero a pesar de la evaluación médica y de las ganas de ambos por figurar entre los mejores de las Olimpiadas, al momento de salir a la arena Parzival comenzó con los malestares, y Adelinde notó esto inmediatamente; su amigo estaba dando su mayor esfuerzo, pero el pobre no podía más.


Fue así como la atleta tomó la decisión de retirarse dignamente, y aplaudir la valentía y entrega de Parzival, no sin antes agradecer al público. Como mencionamos anteriormente, el oro no es más importante que la vida de un amigo y a pesar de las posibilidades que tenía la atleta de llegar al podio, prefirió marcharse para no poner en riesgo a su majestuoso caballo.


Más adelante publicó en Facebook la razón por la cual se había retirado tan repentinamente y la gente no hizo más que aplaudir el gran corazón de Adelinde, quien tuvo el valor de defender la vida de su querido amigo sin dejarse llevar por la ambición de conseguir la medalla. Impresionados por el acto de la atleta, los jueces le dieron una medalla de oro simbólica como reconocimiento a su acto de buena voluntad y sobre todo por el amor que demostró a su amado Parzival. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad