Badabun te recomienda

Dos sencillas formas de aprender a silbar de una vez por todas. Parecerás profesional


De seguro muchas veces te has muerto de la envidia viendo a tus amigos chiflarse de un lado de la calle a otro para comunicarse. Mientras que tu no puedes ni silbar las canciones del grillito Cri-Cri. Pero para tu buena suerte nos tienes a nosotros, y hoy te vamos a enseñar las forma más sencillas para chiflar. 

Después de leer esta nota vas a chiflar tan fuerte que los vecinos te van a gritar que te calles. 

Estas son las 2 formas más sencillas para empezar a chiflar, solo sigue los pasos y conviértete en un experto. 

1. Primero debes juntar el dedo índice y anular de ambas manos formando la figura de la letra A. 


2. Ahora debes meter el labio de abajo y tapar con el todos tus dientes inferiores. 




3. A continuación debes formar un arco con la lengua; jálala para atrás y déjala ahí. 


4. Luego mete a la boca los cuatro dedos hasta donde está la primera arruga de la yema mientras presionas los labios y la lengua. 


5. Ahora solo queda soplar despacio y mover el arco de la lengua para atrás y para enfrente hasta que sientas como va surgiendo el sonido que quieres. 

No olvides practicar todo el tiempo que puedas. 

Si no te funcionó esta técnica, no te preocupes, te dejamos con otra que es igual de efectiva. 

1. Es fácil, solo debes tener los labios bien húmedos y para eso puedes mojarlos con un poco de tu saliva.  Después mete los labios a la boca cubriendo totalmente los dientes. Es imposible que queden estáticos, así que vas a tener que controlar los movimientos para encontrar el punto de equilibrio.


2. Otra cosa importante aquí son los dedos. Ya que debes asegurarte de tener los labios fijos sobre tu dentadura. Básicamente vas a formar una garra con el pulgar y el índice para meterlos en tu boca. Recuerda sujetar los extremos en las comisuras. 




3. Para esta técnica la lengua es lo más importante, por eso debes ponerla hasta atrás de la boca y hacer un arco con ella. Tus labios ya están un poco húmedos, tus dedos ya se encuentran en las comisuras para detener los labios. Ahora solo queda soplar y no olvides iniciar despacio para que vayas encontrando el punto exacto. Si después de esto aun no lo logras, mueve la lengua hacia arriba y estira más los labios. 


Siempre recuerda que la práctica hace al maestro.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad