Badabun te recomienda

Una bacteria devoró el rostro del perro, pero cuando un niño lo encontró…



Ha llegado el momento de compartirte una buen historia, de esas que te sacan la lagrimita y te hacen creer que todavía hay gente buena en el mundo. Por si eso no fuera suficiente, también te enamorarás de un animal que sufrió casi toda la vida y por fin vio un rayo de esperanza. 

No cabe duda de que si todos hiciéramos algo como esto haríamos del mundo un lugar muy diferente, pero bueno, mejor emociónate con nosotros, lo primero es viajar (imaginariamente) a la India. Un perrito esperaba morir, una bacteria le había devorado parte del rostro y nadie lo ayudaba.


El propio animal había cavado su tumba, ahí pasaba día y noche esperando la muerte, su condición era de la peores que hemos visto, estaba desnutrido, enfermo y sobre todo, con el espíritu triste por todo lo que había sufrido.

Una herida en su nariz se infectó, además de la bacteria, larvas y gusanos se daban la buena vida en su cara. Fue entonces cuando miembros de la organización “Animal Aid Unlimited” (Ayuda animal sin límites) lo encontraron.



Al verlo en ese estado, pensaban que lo mejor era dormir al animal para que por fin pudiera descansar. Mientras lo meditaban, el perrito como pudo mostró agradecimiento, pues por fin había recibido un poco de amor y esto los animó a tratar de salvarlo. Así inició un largo proceso de curación que mostraron en su página de Facebook. 



Lamentablemente los gusanos habían acabado con gran parte de la cara del perrito. 


Esto los desanimó un poco pero luego les hizo cuidarlo con más ganas, lo anestesiaron, removieron todos los gusanos y desinfectaron el área. 


Ya que quedó limpio, le dieron alimento, hacían las curaciones, lo ayudaban a caminar, no queda más que esperar un milagro.



La atención de los veterinarios y los cuidados del equipo lo lograron. Le pusieron el nombre de “Kalu” y lo adoptaron como la mascota de la organización.  Asombrosamente su rostro se recuperó. 



La enfermedad le privó de uno de sus ojos, pero el otro fue salvado sin problema.


Hoy vive con una familia que lo ama y lo cuida, es un perro feliz. 


Las imágenes no mienten, Kalu es el perro más agradecido del mundo y hoy se encarga de darle ánimo a los perritos que llegan como parte de las actividades de rescate, todos ellos se dan en adopción.


Como ves, el amor a los seres indefensos puede cambiar al mundo. En el caso de una mascota, recuerda que son parte de la familia, que merecen amor, que necesitan cuidados y que para erradicar el problema de los animales sin hogar, lo mejor es adoptarlos y esterilizarlos para evitar que se reproduzcan sin control. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad