Badabun te recomienda

El escalofriante origen de las quinceañeras. Mira por qué no debes celebrarlo


Sin duda, la fiesta de XV años es uno de los momentos más importantes en la vida de todas las señoritas latinoamericanas; sin embargo, muy pocas personas conocen la historia detrás de esta celebración.

Para muchas adolescentes, su quinceañera es el evento más esperado de sus vidas. Los pasteles, el salón, el vestido y los chambelanes, son algunas de las cosas que se tienen que preparar para realizar tan esperado acontecimiento. Pero, alguna vez te haz preguntado ¿Qué hay detrás de esta celebración? ¿Cuál es el significado oculto de todo esto? A continuación te revelaremos toda la verdad, gracias al trabajo de muchos investigadores, hoy sabemos cómo fue que este evento llegó a convertirse en la popular fiesta que celebramos hoy en día. Después de leer esta historia, no te quedarán ganas de festejar nunca más una fiesta de XV años.

Nuestros antepasados, los mayas y aztecas, realizaban un sin número de rituales que tenían como fin, convertir a los adolescentes en adultos. Las señoritas, por ejemplo, después de cumplir los 14 años, eran obligadas a asistir a una especie de escuela llamada “Telpochcalli” donde las preparaban para el matrimonio, enseñándoles todas las cosas que una “buena esposa” debía saber; sin embargo, después de la llegada de los españoles, esta tradición, al igual que muchas otras, se fusionó  con el catolicismo, pues todos los nativos de esta tierra eran obligados a adorar a este desconocido nuevo Dios llamado “Jesús”.



Sin embargo, a pesar de todas las presiones y las masacres, muchos pueblos se rehusaron a eliminar la tradición de las “quinceañeras”, escondiéndose de la autoridad española para realizar sus rituales y celebraciones. 

Curiosamente, al pasar de los años, los nuevos pobladores de la ahora llamada “Nueva España”, adoptaron esta costumbre y empezaron a realizar un evento muy similar a las fiestas de XV años que conocemos actualmente. Este es el antecedente directo de las quinceañeras. 

Las familias más acaudaladas de aquellos tiempos, ofrecían un banquete y un baile, con la intención de presentar, ante sociedad pudiente, a su pequeña hija, que dejaba atrás la pubertad para convertirse en una mujer. 

Todas las familias ricas eran invitadas al evento y todos aquellos jóvenes interesados (chambelanes) se apuntaban en el baile, con la intención de conquistar a la quinceañera y hacerla su esposa. 

Al final, la pobre joven festejada, no era quien elegía al que sería su pareja por el resto de sus días, era su padre quien, según sus intereses comerciales y económicos, elegía al joven que se convertiría en el esposo de su hija. De esta manera, las familias creaban lazos de parentesco que les permitieran mantener y salvar sus títulos nobiliarios y así aumentar sus riquezas y negocios. 



Ante esta imposición, muchas señoritas se rehusaban a participar en los negocios de sus familias, por lo que terminaban huyendo de la mano del chico que sí poseía su corazón, arriesgándose a ser castigada públicamente, pues en esos tiempos el padre de la familia era quien decidía el futuro de todos los miembros de su propia casa. 

Existen registros de un sin número de castigos, realizados en tiempos de la Nueva España, para señoritas que se negaron a casarse con aquel que les imponía su padre. 

Como puedes ver, el origen de esta fiesta está lleno de dolor y llanto, pues nunca se trató de celebrar la juventud o el amor, sino los intereses sociales de las familias ricas de la Nueva España. Detrás de esta costumbre existe un oscuro recuerdo lleno del dolor de cientos de parejas inocentes. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad