Badabun te recomienda

Niña de 11 años quedó embarazada y jamás creerás quién es el padre



Lo insólito forma parte de este mundo y muchas veces no se da de la mejor manera, y es en esta historia que te darás cuenta que muchas veces las cosas más simples son las más importantes, y que las “buenas acciones” al final pueden terminar volteándose para convertirse en todo lo contrario.


Tressa Middleton de 11 años de edad tenía una familia promedio, sus padres estaban juntos pero siempre fuera de casa, ya que ambos tenían que trabajar muy duro para mantenerla a ella y a su hermano. Su madre era mesera y su padre trabajaba como cajero en una tienda de autoservicio, y en su tiempo libre trabajaba como mecánico.



La vida de la familia era muy acelerada y Tressa casi siempre se quedaba en casa acompañada de su hermano. Ambos extrañaban constantemente a sus padres pero no podían comprender todavía que tantas ausencias eran por su propio bien. El simple hecho de que su madre terminara cansadísima después de cada turno para todavía llegar a casa y cocinarles, era prueba legítima de que una persona nunca mide el esfuerzo cuando se trata de sus hijos. 

Así como se miraban las cosas los niños estaban la mayor parte del tiempo desatendidos y como cualquier par de adolescentes el ocio era su peor enemigo.

Sin duda lo era, ya que un día normal la pequeña Tressa se desmayó, así que la llevaron inmediatamente al hospital y a la zona de emergencias. Al practicarle varias pruebas a la niña los resultados fueron increíbles, Tressa estaba embarazada.

Miles de preguntas comenzaron a salir, regaños, golpes, interrogatorios horribles y todo lo que a veces hace una madre cuando desea saber la verdad en cuanto a alguno de sus hijos, malamente, pero lo hacen. El caso es que la niña no soportó la presión y al final terminó “escupiendo” la verdad, y la madre deseó al instante jamás haberla escuchado…

La persona que había abusado de ella era nada más y nada menos que su hermano.



La reacción de ambos padres fue de esperarse, entre preocupación, horror, tristeza y confusión decidieron que no internarían a su hijo en ningún hospital y que dejarían que Tressa tuviera el hijo, para luego darlo en adopción, ya que su situación económica no lo iba a permitir.

Tressa escribió un libro respecto a esta experiencia y mencionó la manera en la que escribirlo la había ayudado a salir un poco del daño mental que tal vivencia le había provocado.

No cabe duda que muchas veces nos cegamos ante los peligros y nos adentramos tanto en la rutina que no consideramos todas las posibilidades, y lamentablemente esta familia tuvo que descubrirlo de la peor manera.

¿Qué opinas?

COMPARTE esta historia con todos tus contactos. Da LIKE, SUSCRÍBETE a la página y no olvides dejar tus COMENTARIOS y sugerencias. Recuerda que nada mejor que los momentos en familia y que no es bueno ausentarse tanto, no importa qué circunstancia sea.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad