Badabun te recomienda

7 razones por que México siempre será un país jodido, estamos condenados al fracaso


A diferencia de otros países con una gran infraestructura económica, México se cataloga como un país tercermundista por muchas actitudes que como mexicanos tenemos, y no parece que vayamos a cambiar pronto. Resulta frustrante ver como una gran mayoría de la población de este país, está como dormida ante la injusticia del gobierno y los malos manejos, que se le han dado a situaciones muy delicadas para el bienestar común y nacional.


Este letargo se reconoce con varios síntomas muy comunes entre los ciudadanos del país. En esta lista les diremos sobre estas actitudes que están destruyendo poco a poco a México y debemos dejar de tenerlas.

1.- Somos tercos y aprovechados

Siempre buscamos la manera de sacarle provecho a cualquier situación, esto se puede ejemplificar con las constantes violaciones de las reglas que tenemos. Se nos hace fácil meternos a una fila o cuando le sacamos todo el provecho posible a una situación, es porque seguramente nos genera dinero. Cuando solo vemos por nosotros en esos casos, no nos importa llevarnos a quien sea de corbata, hay veces que ni siquiera respetamos a nuestra familia.



2.- Preferimos la solución fácil

El mejor ejemplo para poner en este punto, es el de las famosas “mordidas”. La corrupción es un problema descontrolado en México, alimentado por los ciudadanos y también la policía, resulta irremediable mientras ambas partes sigan haciendo caso omiso a la violación directa de la constitución. Si un ciudadano ha violado una ley, debe atenerse a las consecuencias. Si un policía detiene a un delincuente o alguien que ha cometido una infracción, lo que debe hacer es ponerle la multa y aplicar todas las de la ley. 

Este problema existe en gran medida por la falta de educación de los ciudadanos, y también por los salarios tan pequeños que reciben los oficiales de policía en México. Realmente es un círculo vicioso que difícilmente va a terminar. Vivimos en una nación en la que pensamos que hacer el mal está bien, en la que decimos el típico “qué tanto es tantito” y en la que nos damos golpes de pecho pero echamos mentiras descaradamente. 

3.- Somos huevones y atenidos

Esto se puede tomar en varias perspectivas, desde hacer caso omiso cuando alguien está infringiendo alguna ley, hasta dejar las cosas para el último. También ignorar la educación de nuestros pequeños, es un error muy grande que cometemos y no tenemos idea de las consecuencias que esto puede ocasionar. Es típico que nos la pasamos esperando a que los milagros caigan del cielo, aún queriendo hacer el menor esfuerzo posible para obtener lo que queremos. Somos una bola de conchudos.

4.- Le damos importancia a cosas que no tiene caso

Somos muy fáciles de manipular, le ponemos más atención a los calcetines que usa nuestro presidente en una carrera, que a las olas de violencia que azotan al país. Le ponemos más atención a los partidos de fútbol, que a las leyes que constantemente están aprobando en la cámara de diputados, que solo benefician al pequeño porcentaje de los más ricos del país. 

5.- Nos hacemos los activistas virtuales



Tontamente pensamos que una etiqueta de twitter o compartir un estado en Facebook desde la comodidad de nuestro hogar, va a marcar una diferencia palpable con los problemas que hay en el país. Basta con firmar electrónicamente o quejarnos por escrito en nuestro Facebook, para creernos los activistas más fregones del mundo. Así no se hace, tomemos el ejemplo de países como Guatemala, que se levantó unido y logró derrocar a un presidente corrupto. Esto no se hace desde el sillón de su casa chavos, se hace saliendo a la calle y protestar pacífica pero airadamente.

6.- La envidia nos corroe

No se sabe porqué tenemos esta costumbre tan mexicana, no podemos soportar ver a alguien más teniendo éxito, porque ya le estamos criticando o poniéndole trabas para que no progrese. En lugar de darnos gusto el éxito de un compatriota, preferimos tirarle con todo para que se caiga y se quede en el suelo. Esto se debe a envidia de la más pura, que se origina gracias a la frustración que sufrimos por no haber realizado nuestros sueños como queríamos. Aquí el problema radica en eso, debemos darnos cuenta que no vivimos en un mundo perfecto y cada quién recibe la cosecha de lo que trabaja. Nada es gratis en este mundo. 

7.- Tenemos memoria corta

Es muy típico que pasan cosas horribles en este país, y al poco tiempo ya estamos distraídos con el partido de fútbol o la novela. Esto es en parte culpa de los medios, porque el gobierno les paga para hipnotizarnos con contenido que nos convierte en verdaderos zombis. Los 43 estudiantes que desaparecieron siguen desaparecidos y muy poca gente parece que está haciendo algo para cambiar la situación. Los precios del gas siguen disparándose y a nadie parece importarle. Dejamos que nos la metan toda y aparte nos meneamos. Disculpen mi francés…

El cambio de estas actitudes empieza desde la casa de cada quién, si educamos a los pequeños a tener una actitud más participativa ante las problemáticas sociales, lo más probable es que ellos crezcan con la iniciativa para hacer algo que ayude a cambiar esta deplorable situación. Los medios forman gran parte de esta gran anestesia que sufrimos día a día, que nos mantiene sin reacción ante un gobierno corrupto y un país cruel como lo es México.

Debemos poner un buen ejemplo para los niños mexicanos a lo largo del país, te pedimos que participes dando un LIKE y tu OPINIÓN sobre cosas que tu cambiarías para que México sea un lugar mejor.

Si te gustó el artículo y también te sientes orgulloso de ser MEXICANO, SUSCRÍBETE a la página, déjanos tus COMENTARIOS y COMPARTE con todos tus AMIGOS

¡Demostrémosle al mundo que México tiene salvación!
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad