Badabun te recomienda

La piel de este niño se caía, ¡lo que su madre descubrió impactó a los médicos!


Para toda mamá el ver a su hijo sufriendo de dolor es un sentimiento indescriptible, simplemente no tiene comparación, es  por esa razón que las mamás siempre están al pendiente de lo que les sucede a sus pequeñitos. 


Lo que le sucedió a esta Madre, a quien ni la ciencia pudo darle explicación alguna del padecimiento de su hijo, la obligo a ser ella misma quien le salvara la vida a su bebé.

El nombre de la mujer ejemplar es Stephanie Smith, quien sufrió de golpe uno de los momentos más desagradables y trágicos de su vida, luego de que su bebé de 3 meses comenzara a presentar un caso severo de erupciones en la piel, mismo que con el paso de los días se iba agravando más y más. 

La situación empeoró a tal grado que la piel comenzó a caerse por pedazos y los sangrados no podían detenerse con nada. 


Isaiah fue diagnosticado con Eczema, enfermedad de la piel bastante común y para la cual le recetaron una gran variedad de cremas y pomadas con esteroides que al principio fueron de gran ayuda pero con el paso de los días dejaron de surtir efecto y la erupción regreso más fuerte que nunca. 



A los 5 meses ya tenía brotes por todo el cuerpo, fue hospitalizado y le suministraron una dosis de esteroides mucho más fuerte, lo que logró que la erupción bajara por unos días, no obstante, días después regresaron y la recaída fue tan drástica que el pequeño no dejaba de llorar por el dolor. 


Su mamá lo intento todo, cremas, pomadas y cientos de especialistas, lo único que parecía calmar un poco los dolores eran los dolores. 


La situación comenzaba a ponerse realmente mal, la piel casi se desprendía por completo, cuando lloraba era tanto el sufrimiento que Stephanie sentía morir. 


Después de muchos intentos fallidos, Stephanie comenzó a buscar otras alternativas y al preguntar en foros de internet,  descubrió que las famosas cremas de esteroides habían empeorado la situación. 


Viendo sufrir de esa manera a su pequeño y sabiendo que no tenía mucho que perder, la madre dejó de aplicarle las cremas que los médicos le recetaban y comenzó a realizar distintos y delicados remedios de casa, mismos que sorpresivamente sanaron definitivamente a su hermoso hijo.


Al año aproximadamente, Isaiah estaba completamente recuperado y feliz, por fin era un niño normal en una familiar llena de amor.


Nos queda claro que por el amor a los hijos, las madres son capaces de todo ¿no lo crees?

Si te gustó esta hermosa historia, no te olvides de darle LIKE, SUCRIBIRTE y COMPARTIR  con tus amigos y familiares. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad